Menú

Mascarillas y suavizantes

Filtrar resultados

Mostrando todos los resultados 6

Mima y cuida tu cabello con nuestros acondicionadores, suavizantes y mascarillas naturales, libres de parabenos, sulfatos, siliconas y sustancias químicas potencialmente dañinas. Aprovecha las propiedades hidratantes y reparadoras de plantas como el aloe vera, el enebro o el ginseng y verás cómo tu pelo luce más sano, fuerte, brillante y bonito.

El secreto de un cabello que deslumbra es cuidarlo como se merece, con los tratamientos más adecuados. Un buen champú es la base, pero no es suficiente. Tu melena está sometida a agresiones constantes como la contaminación, el frío, el viento o el sol, por no hablar de tintes, planchas o secadores. Por eso necesitas darle un extra de hidratación y nutrientes que la protejan. Comprar acondicionadores, suavizantes y mascarillas naturales y usarlos de forma regular es la mejor forma de hacerlo.

No expongas a tu cabello a más agresiones en forma de químicos que ofrecen resultados a corto plazo, pero pueden llegar a dañarlo con el tiempo. Cuídalo de forma natural y enseguida notarás cómo te lo agradece.

Mascarillas y suavizantes

¿Crees que el gel de baño es suficiente para mantener la piel de tu cuerpo hidratada? ¿Y la de tu cara? Por muy bueno que sea el gel que utilizas a diario, seguro que lo complementas con una o varias cremas hidratantes, ¿verdad? Tu cabello no se merece menos. Para mantenerlo nutrido e hidratado es necesario que, además del champú, utilices de forma regular un acondicionador, suavizante o mascarilla adecuado.

En Distribuciones Ballester puedes comprar acondicionadores 100% naturales elaborados a base de extractos de plantas con propiedades hidratantes, nutritivas o reparadoras. También estás en el lugar idóneo para comprar mascarillas naturales online a precios muy competitivos.

Por qué comprar acondicionadores, suavizantes y mascarillas naturales

La mayoría de los productos capilares de marcas de gran consumo contienen químicos como los sulfatos, siliconas o parabenos que pueden provocar reacciones alérgicas e irritaciones y que, además, hacen ‘trampas’ a la hora de aplicarlos a tu cabello. Está claro que muchos de ellos consiguen que tu pelo brille y luzca bonito, pero no lo hacen nutriéndolo desde dentro para que ese brillo y belleza sean naturales, sino que aportan un brillo artificial, que se pierde de inmediato si dejas de usarlos.

Los acondicionadores, suavizantes y mascarillas naturales, en cambio, aportan a tu cabello los nutrientes que necesita para que brille por sí mismo, sin necesidad de añadidos artificiales. Además, están libres de químicos potencialmente dañinos.

Mascarillas y acondicionadores: en qué consisten y cuándo usarlos

¿Es lo mismo un acondicionador que una mascarilla? No lo es. Se trata de dos productos distintos.

Los acondicionadores, también llamados suavizantes para el pelo, son productos de cosmética capilar de uso frecuente, que se aplican generalmente después del champú y con el pelo mojado o húmedo. La mayoría de los acondicionadores, sobre todo los naturales, pueden usarse diariamente sin problemas.

Los suavizantes o acondicionadores naturales contienen plantas con propiedades hidratantes que ayudan a mantener tu pelo sedoso, reducen el encrespamiento y facilitan el peinado.

Al igual que ocurre con los champús, lo ideal es elegir un acondicionador o suavizante adecuado para tu tipo de cabello. Puedes comprar acondicionadores específicos para pelo liso o rizado, para distintos tonos de cabello o suavizantes concretos para tratar problemas de caída, sequedad o exceso de grasa, entre otros.

Las mascarillas para el cabello son productos de cosmética capilar cuyo principal objetivo es nutrir el pelo. Es decir, aportar al cabello los nutrientes que necesita para estar más sano, brillante, fuerte y bonito. Su composición suele ser más concentrada que la de los acondicionadores y, en general, de consistencia más grasa.

Aunque puedes comprar mascarillas para el pelo muy diferentes y cada una cubre unas necesidades específicas, lo habitual es que estén diseñadas para usarse cada semana o, como mucho, cada 15 días.

Si tu cabello va a estar especialmente expuesto a agresiones como el sol, el agua de la piscina o del mar, el frío o el viento extremos, puedes usarlas incluso dos veces por semana.

La mayoría de las mascarillas se aplican también con el pelo mojado o húmedo. Puedes aplicártelas después del champú y lo habitual es dejarlas actuar unos 5 o 10 minutos antes de aclarar el pelo.

Cómo elegir la mascarilla o el acondicionador

Los acondicionadores o suavizantes para el pelo y las mascarillas no son productos de cosmética capilar excluyentes. No se trata de optar por uno u otro, sino de saber combinarlos y, sobre todo, adaptarlos a tu tipo de cabello y a tus necesidades específicas.

Si compras acondicionadores y mascarillas naturales, no tendrás que preocuparte por usarlos con frecuencia, ya que están totalmente libres de sustancias químicas que puedan acabar dañando tu pelo si las usas demasiado.

Es recomendable elegir y comprar un acondicionador o suavizante natural de uso frecuente y utilizarlo cada día o cada vez que te laves la cabeza. Acostúmbrate a tenerlo siempre al lado de tu champú natural preferido y úsalo después del aclarado, con el pelo mojado. No hace falta que esperes a que haga efecto, puedes aclararlo después inmediatamente, así que es una rutina de cuidado capilar que no te quitará nada de tiempo.

Es importante que elijas un acondicionador adecuado para tu tipo de pelo. Encontrarás suavizantes específicos para pelo rizado o liso y también acondicionadores que aportan la hidratación necesaria a los cabellos finos, secos o grasos.

En cuanto a la mascarilla, lo mejor es que elijas la que más te conviene en cada momento puntual, en función de las necesidades de tu pelo. Si notas el pelo más quebradizo, si lo tienes seco o graso o si ves que pierde brillo o empieza a caerse, siempre puedes comprar una mascarilla adecuada para cada situación y usarla como un tratamiento más intensivo durante un tiempo. Aplícatela cada semana o cada 15 días, déjala actuar unos minutos antes de aclarar y verás cómo enseguida notas mejoría.