Menú

Salsas de soja

Filtrar resultados

Mostrando todos los resultados 12

La salsa de soja es uno de los condimentos más antiguos del mundo. Se cree que las primeras elaboraciones de este producto de origen chino tienen más de 2.000 años.

Muchas gastronomías asiáticas, como la china o la japonesa no podrían entenderse sin la utilización de las salsas de soja. Existen multitud de variantes, en función del tipo y tiempo de fermentación y de los ingredientes. La soja es común en todos ellos, pero se le pueden añadir distintos cereales, como trigo, arroz o cebada.

En Distribuciones Ballester puedes comprar salsas de soja elaboradas a partir de soja ecológica no transgénica, con o sin trigo integral. Todas ellas están elaboradas de forma artesanal.

El particular sabor salado y ahumado de la salsa de soja es adictivo. Una vez que empiezas a incorporarla a tu cocina, ya no puedes pasar sin ella.

Su origen es chino y tanto en este país como en Japón es uno de los condimentos más utilizados para dar sabor a infinidad de platos, desde el sushi a las sopas, pescados o guisos de carne.

En España hace muchos años que descubrimos la salsa de soja, al mismo tiempo que descubríamos las maravillas de la cocina asiática. Sin embargo, no todas las salsas de soja son iguales y hay que tener en cuenta que muchas de las que se venden en grandes superficies poco tienen que ver con la receta tradicional, llena de sabor y sin añadidos artificiales.

En Distribuciones Ballester somos fanáticos de la gastronomía asiática y solo podíamos apostar por auténticas salsas de soja 100% naturales, ecológicas y elaboradas de forma tradicional. Un placer para el paladar.

La salsa de soja: ingredientes y elaboración

La salsa de soja tradicional está elaborada con cuatro ingredientes básicos: soja, trigo, sal y agua. No obstante, a lo largo de los años esta receta básica se ha ido enriqueciendo y modificando hasta obtener decenas de tipos diferentes de salsas de soja, con distintos tonos, texturas y sabores.

En algunos casos, las salsas de soja se elaboran con otros cereales, como el arroz o la cebada. Y también hay salsas de soja que se fermentan sin ningún cereal (tamari).

La forma tradicional de preparar la salsa de soja es dejar fermentar todos los ingredientes en barriles de cedro durante un tiempo que va de los 18 a los 24 meses. Algunas marcas, como Mimasa, con la que trabaja Distribuciones Ballester, siguen manteniendo esta elaboración artesanal, que le confiere al resultado un sabor único, puro, nada artificial.

No obstante, lo habitual es que este proceso se acelere de forma industrializada, para conseguir la salsa de soja en un tiempo mucho menor y que su producción resulte más rentable.

Propiedades de las salsas de soja

La soja es un alimento con multitud de propiedades beneficiosas para la salud, entre las que destaca su contenido en antioxidantes y su aporte de proteínas vegetales de gran calidad.

Las salsas de soja de calidad, como las que puedes comprar en Distribuciones Ballester, se elaboran a partir del grano completo de soja, por lo que conservan mejor todos sus nutrientes. Además, están elaboradas con granos de soja ecológica, no transgénica.

Otras marcas de salsas de soja de peor calidad utilizan harina de soja, que contiene muchos menos nutrientes.

También es importante fijarse en los cereales que acompañan a la soja (cuando los hay). Las tamari shoyu de Mimasa que puedes comprar en Distribuciones Ballester utilizan trigo integral, es decir, que aprovechan también todo el grano.

Por último, hay que tener en cuenta que el contenido en sal de las salsas de soja es elevado, por lo que su consumo debe ser siempre moderado. Ten en cuenta que las salsas de soja tradicionales y naturales tienen un contenido de sal mucho menor que otras más industrializadas, por lo que son más saludables.

Tipos de salsas de soja

Las salsas de soja reciben distintos nombres en función del tipo y tiempo de fermentación y del tipo de cereal con el que se combina la soja.

Las más comunes son la Koikuchi o Tamari Shoyu, que contienen soja y trigo en diferentes proporciones, además de sal y agua. Es, sin duda, la salsa de soja más fabricada y utilizada en el mundo.

Al comprar salsa de soja tamari shoyu debes tener en cuenta que no incluya otros ingredientes, como conservantes o saborizantes. Lo ideal es que esté elaborada solo con los cuatro ingredientes básicos, a ser posible ecológicos e integrales.

En Distribuciones Ballester puedes encontrar varias opciones de salsa de soja tamari shoyu. Las dos contienen los mismos ingredientes ecológicos y naturales, pero una de ellas está elaborada de forma completamente artesanal, fermentada en barriles de cedro durante 18 o 24 meses. La otra salsa utiliza métodos más industrializados para acelerar y abaratar el proceso.

Otra opción interesante es la salsa de soja tamari, que está elaborada fermentando soja exclusivamente con agua y sal, sin ningún tipo de cereal. Se trata de un subproducto del miso, ya que se elabora a partir del líquido que exuda la soja al fermentar el miso. Su sabor es más intenso que la salsa de soja convencional y su textura es más espesa.

Otros tipos de salsa de soja llevan arroz o cebada. Además, también existen grandes diferencias entre salsas de soja elaboradas con el mismo cereal, pero en distintas proporciones y con distintos procesos de fermentación. Algunas son más claras que otras, más o menos intensas y más o menos espesas. Todo un mundo por descubrir. Anímate a probarlas todas.