Menú

Pastas y preparados

Filtrar resultados

Mostrando todos los resultados 7

La pasta es un tipo de alimento básico en la dieta mediterránea. Es una excelente fuente de energía, no contiene grasas y además está riquísima. Una de sus principales ventajas en la cocina es su versatilidad, ya que es un alimento que combina prácticamente con todo, lo que permite utilizarla como base para elaborar miles de platos distintos.

Aunque la pasta de trigo es la reina, existen infinidad de tipos de pastas, elaboradas con distintos cereales e incluso con legumbres. Anímate a probarlas. Comprar pasta integral y pasta ecológica como la que puedes encontrar en Distribuciones Ballester es la mejor forma de consumir pasta saludable y de calidad.

¿Cuál es el origen de la pasta? Es un debate que todavía no se ha cerrado. Algunos lo sitúan en China, otros en Arabia Saudí y hay algunas teorías más. Los que sí está claro es que la pasta es un alimento milenario, que se consume desde la Antigüedad y que cada cultura ha ido adaptando a sus costumbres y necesidades culinarias.

Hoy en día, la pasta es un alimento que se consume en todo el mundo, con infinidad de variantes. En Italia es la reina de la gastronomía, con cerca de 20 kilos consumidos por persona al año. En España no llegamos a esas cantidades, pero también la consumimos con frecuencia. Se calcula que cada español come, de media, cerca de 4 kilos de pasta al año.

La pasta de trigo es, con diferencia, la que más se consume en todo el mundo. Aunque en China el consumo de pasta de arroz es también bastante elevado. En la actualidad, encontramos pastas elaboradas con todo tipo de cereales, como la espelta o el maíz, entre otros. E incluso se puede comprar pasta de legumbres como los garbanzos o las lentejas.

¿Qué tiene este alimento preparado que lo hace tan especial y consumido en el mundo entero?

  • Una de las claves es, sin duda, su valor nutricional. La pasta es un carbohidrato complejo que nos aporta la energía que necesitamos para funcionar.
  • Además, la pasta es barata y muy sencilla de elaborar. Tres ingredientes bastan para preparar una pasta básica: trigo, agua y sal. Como ocurre con todos los alimentos preparados, a partir de esta receta base se le pueden incorporar a la pasta otros ingredientes, como el huevo o distintos vegetales, para aportarle sabores y texturas diferentes.
  • La tercera clave que justifica que el consumo de pasta esté tan extendido es que se trata de un alimento de lo más versátil, que se puede utilizar como base para la preparación de infinidad de platos muy distintos, desde la pasta con complementos vegetales, carne o pescado, hasta la lasaña, pasando por todo tipo de sopas y guisos.

Beneficios y propiedades de la pasta

¿Conoces a alguien a quien no le guste la pasta? Comprar pasta y cocinarla es siempre un acierto entre los niños. Es uno de los platos favoritos de la mayoría de los peques. A los adultos también nos encanta y siempre es un estupendo fondo de armario en la cocina. Además, la pasta tiene muchos beneficios y propiedades.

La pasta tiene un gran valor nutricional

La pasta está elaborada, en la mayoría de las ocasiones, con trigo u otros cereales. Por lo tanto, es un alimento que se engloba dentro de los hidratos de carbono. En concreto, se trata de un carbohidrato complejo, de absorción lenta.

El consumo de carbohidratos debe constituir aproximadamente la mitad de la ingesta de alimentos diarios, según los expertos en nutrición, ya que de ellos sacamos fundamentalmente la energía que necesitamos. Los carbohidratos complejos son los más adecuados, porque al consumirlos la energía se libera de forma lenta y se aprovechan mejor.

Además, la pasta es un alimento que no aporta prácticamente grasas, por lo que no compromete la salud cardiovascular, sino que la protege.

Otro aporte valiosísimo de la pasta de trigo o de otros cereales es la fibra. Las pastas y, sobre todo las pastas integrales, contienen una elevada cantidad de fibra alimentaria, que es fundamental para el funcionamiento del sistema digestivo y el tránsito intestinal, entre otros beneficios.

La pasta no engorda

Al contrario de lo que mucha gente piensa, la pasta no engorda. Los nutricionistas señalan que siempre que se consuma con moderación, como cualquier otro alimento, y que no se combine con otros alimentos grasos o pobres nutricionalmente, la pasta no solo no engorda, sino que ayuda a mantener el peso porque provoca una sensación de saciedad prolongada.

La pasta ayuda a controlar el colesterol y la diabetes

La pasta, como decimos, es un carbohidrato complejo de absorción lenta, lo que ayuda a mantener los niveles de glucosa en sangre y prevenir la aparición de problemas como la diabetes. Además, la cantidad de fibra que contiene la convierte en una gran aliada en la lucha contra el colesterol y algunos tipos de cáncer, como el de colon.

La pasta es un alimento no perecedero y combina con todo

Una de las grandes ventajas de la pasta es que se trata de un alimento barato y no perecedero. Se puede comprar y guardar en casa durante meses sin que pierda sus propiedades. Por eso y por su versatilidad, constituye un gran ‘fondo de alacena’. Comprar pasta es una buena opción si se quiere tener siempre a mano un producto fácil y rápido de preparar y que combina con todo tipo de alimentos.

La mejor pasta: por qué comprar pasta integral y ecológica

La diferencia entre una pasta convencional y comprar pasta integral es que para la elaboración de la primera se utiliza solo una parte del grano de trigo (o de cualquier otro cereal), mientras que en la pasta integral se usa el grano completo. Esto hace que la pasta integral tenga mucho mayor contenido en fibra que la convencional y, además, que conserve muchos más nutrientes, como vitamina E, hierro, antioxidantes, proteínas y grasas saludables.

En resumen, la pasta integral tiene menos calorías, se digiere mejor y su aporte nutricional es mucho más rico.

Nuestro consejo es que, además, apuestes por comprar pastas con certificado ecológico, como las que puedes encontrar en Distribuciones Ballester, porque así te asegurarás de que están libres de sustancias potencialmente tóxicas y que su cultivo y fabricación son respetuosos con el medio ambiente.

Principales tipos de pasta

Existen dos grandes tipos de pasta: la pasta seca y la pasta fresca. La primera se conserva durante mucho más tiempo, porque está deshidratada en su totalidad.

Respecto a los ingredientes, como ya hemos explicado, existen infinidad de tipos de pasta: pasta de trigo, pasta de espelta, pasta de arroz, pasta de maíz o incluso pasta de garbanzos o de lentejas.

Por último, existen multitud de denominaciones de la pasta en función de su forma. Las más extendidas son los macarrones, espirales, espaguetis, tallarines y fideos o fideos de cabello de ángel para las sopas.

En Distribuciones Ballester puedes comprar pasta integral y ecológica y también comprar pastas orientales muy especiales, como los udon, que son espaguetis de trigo integral, o los genmai udon, de trigo y arroz.