Menú

Cremas de manos

Filtrar resultados

No se encontraron productos que concuerden con la selección.

Acaricia la vida con unas manos más suaves e hidratadas. Mímalas con nuestras cremas de manos naturales. Un cóctel de hidratación y nutrientes esenciales para cuidar tus manos por dentro y por fuera. Hidratantes para manos naturales que aprovechan las propiedades de las plantas y 100% libres de parabenos, siliconas y otros ingredientes sintéticos.

Tus manos dicen mucho de ti. Si las cuidas, se mantendrán jóvenes y tersas. Si no lo haces, serán las primeras en mostrar los primeros signos de la edad. No esperes a que aparezcan la sequedad, las arrugas o las manchas. La mejor forma de prevenirlas es comprar cremas para manos naturales y usarlas diariamente. Los resultados se notan enseguida.

Crema de manos

Las manos y la cara son las dos partes del cuerpo más expuestas a las agresiones externas durante todo el año. Por eso es esencial cuidarlas y protegerlas diariamente. De lo contrario, enseguida mostrarán las consecuencias en forma de sequedad, descamación, irritaciones, arrugas o manchas.

No se trata solo de estética, es una cuestión de salud, ya que la piel es un órgano fundamental, nuestra primera y principal defensa, y mantenerlo cuidado e hidratado es crucial para que ejerza su función de protección adecuadamente.

Son pocas las mujeres y hombres que no usan a diario cremas para la cara. Sin embargo, a veces se nos olvida que las manos necesitan también ese extra de hidratación y cuidados específicos. No es suficiente aplicarse la crema corporal cada vez que nos duchamos. Lo recomendable es aplicarte también varias veces al día crema de manos.

¿Por qué? Porque las manos están expuestas de forma constante al sol, al viento, al frío o al calor y a la suciedad. Además, las lavamos constantemente y con este acto eliminamos buena parte de la crema de manos que les hayamos aplicado con anterioridad.

Por qué comprar cremas de manos naturales

Todos los cosméticos que vas a aplicar sobre tu piel deberían ser lo más naturales posibles, si quieres evitar posibles irritaciones, alergias o incluso problemas de salud más graves. En el caso de las cremas de manos, dado que su uso es muy frecuente, esta recomendación es más importante si cabe. Ten en cuenta que la piel absorbe buena parte de los componentes de las cremas de manos, así que lo mejor es comprar cremas para manos naturales, en cuyos ingredientes puedas confiar al 100%.

Entre las ventajas que tiene usar cremas de manos naturales destacan:

  • Están libres de parabenos, siliconas y cualquier otro elemento sintético o químico potencialmente tóxico.
  • En su composición destacan los extractos ultraconcentrados de plantas o elementos naturales que tienen propiedades beneficiosas para tu piel. No solo la hidratan y protegen, también le aportan nutrientes esenciales para ayudarla a mantenerse joven y tersa.
  • Son inocuas, por lo que se pueden usar con la frecuencia que se desee sin temor a reacciones adversas. Además, pueden usarlas personas con pieles sensibles e incluso niños.
  • Las cremas de manos naturales que puedes comprar en Distribuciones Ballester están formuladas por marcas de reconocido prestigio en el mundo de la cosmética natural. Son seguras y muy efectivas.
  • Al comprar cremas hidratantes de manos naturales contribuyes a conservar el planeta en el que vivimos, ya que las marcas que las fabrican utilizan procesos respetuosos con el medio ambiente. Muchas son veganas, ecológicas y biodegradables.

Encuentra tu crema de manos

¿Buscas un extra de hidratación? ¿Necesitas una crema ligera y de fácil absorción? ¿Quieres prevenir o tratar las manchas o las arrugas? Las cremas de manos no son todas iguales. A la hora de comprar tu crema de manos natural debes tener en cuenta:

  • Tu tipo de piel: Existen cremas de manos específicas para pieles secas, sensibles o maduras. Elige la que más se adecue a tu tipo de piel.
  • Tus necesidades específicas: Puedes comprar cremas de manos para prevenir o tratar problemas concretos, como las manchas o las arrugas. También encontrarás cremas de manos con protección solar, para evitar el daño que provocan los rayos ultravioletas.
  • El uso que le vas a dar: Piensa si vas a poder aplicártela varias veces al día o tendrás que conformarte con una aplicación, para optar por cremas más ligeras o concentradas. ¿Vas a llevarla en el bolso o la dejarás en casa o en la oficina? Es importante tenerlo en cuenta a la hora de elegir el formato y el tipo de aplicación de la crema de manos.

Cómo aplicarse la crema de manos

La crema de manos debería ser tu mejor compañera e ir contigo allá donde vayas, para poder aplicártela con frecuencia y asegurarte de que tus manos están siempre protegidas.

Lo ideal es comenzar el día con una buena aplicación de crema de manos natural. El mejor momento para aplicártela es después de la ducha, ya que tus poros estarán abiertos y aprovecharás al máximo el tratamiento. Apuesta por una crema más densa y concentrada, que recargue tu piel con la hidratación y los nutrientes que necesita para afrontar el día que tiene por delante.

A medida que avanza la jornada, no te olvides de volver a aplicarte la crema de manos:

  • Cada vez que sientas que lo necesitas: si notas tus manos resecas, tirantes o irritadas, es el momento de sacar la crema de manos del bolso o del cajón de la oficina y aplicarte una capa. Si tienes prisa y necesitas resultados inmediatos, opta por cremas más ligeras y de absorción rápida.
  • Cada vez que te laves las manos. Ten en cuenta que al lavarte las manos eliminarás la capa externa de protección que te proporciona la crema de manos. A la hora de la comida, espera a terminar de comer para aplicarte la crema, así evitarás transferirla a los alimentos que toques con las manos.
  • Antes de dormir: Es el momento de aplicarte la crema de noche para la cara y también la crema de noche para las manos. Por la noche tus manos descansan y es la mejor oportunidad de que absorban completamente las propiedades de la crema hidratante. Por eso es recomendable aplicar al final del día una crema más densa y nutritiva.