Menú

Misos

Filtrar resultados

Mostrando todos los resultados 4

El miso es uno de los mayores tesoros gastronómicos de la fascinante cocina japonesa. En el país nipón lo producen y consumen desde hace milenios. Por suerte, ahora tú también tienes la oportunidad de degustarlo cuando quieras en todas sus variedades.

Esta pasta de soja fermentada es un placer para el paladar. Déjate seducir por el hatcho miso, el más puro, elaborado solo con soja; el genmai miso, con arroz integral; el kome miso, con arroz blanco; o el muji miso, con cebada.

Su sabor es tan sorprendente como delicioso. Puedes emplearlo en infinidad de recetas, desde la famosa sopa que lleva su nombre, hasta marinados, pasando por todo tipo de platos de carne, verdura o pescado.

En Distribuciones Ballester puedes comprar miso natural fermentado de forma artesanal y sin ningún tipo de añadido o conservante.

Comprar misos online

Algunos expertos en fonética japonesa señalan que la palabra miso significa fuente de sabor, mientras que otros se decantan por una traducción más mundana, soja fermentada. En cualquier caso, la primera traducción da completamente en el clavo, porque si algo tiene el miso es sabor. Un sabor único, difícil de describir, intenso y sorprendente. ¿Has oído hablar del umami, el quinto sabor descrito por los japoneses que se define como sabroso? Pues bien, el miso es un clarísimo umami.

¿Qué es exactamente el miso? ¿cómo se elabora? ¿qué propiedades tiene? ¿cómo utilizar el miso en la cocina española? Toma nota, porque comprar miso en Distribuciones Ballester te va a abrir las puertas a un nuevo mundo de sabores del que no vas a querer salir.

Qué es el miso

El miso es una pasta elaborada a partir de soja fermentada con hongos koji. Habitualmente, a la soja se le añade también algún cereal, como el arroz o la cebada.

Se trata de una pasta cuya elaboración artesanal es laboriosa. Se tardan unos 3 años en conseguir su sabor y textura final en algunos casos. Todos los misos que puedes comprar en Distribuciones Ballester están elaborados artesanalmente.

Para elaborarla, primero hay que preparar las habas de soja, remojándolas hasta que aumentan de tamaño y cociéndolas al vapor. Después se preparan el koji y los cereales, si lleva alguno. Y finalmente se deja fermentar de forma natural con sal.

El resultado triturado es una pasta que puede tener tonalidades, texturas y sabores muy distintos, en función del tipo de fermentación, el tiempo que ha estado fermentando o los cereales utilizados.

Tipos de miso

Existen multitud de tipos de miso en el mercado. Los más consumidos son:

Hatcho miso

Es el miso más puro. De color marrón rojizo y sabor potente y profundo. Se elabora únicamente con semillas o habas de soja, koji y sal, sin cereales. Se utiliza como condimento para elaborar platos de carne y pescado.

Genmai miso

En el genmai miso, la soja se deja fermentar con granos de arroz integral. Hasta hace poco, esta variedad no era nada fácil de conseguir, ya que la dureza y las características del arroz integral complicaban el proceso. Actualmente, hay nuevas técnicas de fermentación que han permitido obtener esta variedad tan deliciosa y aromática. Es de color marrón y su sabor es más suave que el hatcho, pero también profundo y salado.

Combina muy bien con carne de ave y setas.

Kome miso

El kome miso es un tipo de miso que en la antigüedad estaba reservado para las clases más altas de Japón, por estar elaborado con arroz blanco. Actualmente, es el más consumido en el país nipón.

Se trata de un miso de color más claro que el hatcho y el genmai y su sabor es el más dulce. Existen diferentes variedades de kome miso, en función de la proporción de soja y de koji de arroz que se utilice y del tiempo de fermentación, que va de pocos meses a dos años. El aka miso, el más consumido de todos, es de color rojizo, lleva más soja y su sabor es más intenso

Este tipo de miso combina con todo, de ahí que sea el más utilizado.

Muji miso

El muji miso se elabora con soja y cebada. Su aroma es muy especial y su color es marrón rojizo. El sabor es dulce. También existen variedades, en función de la proporción de ingredientes y el tiempo de fermentación.

El muji miso se utiliza mucho en sopas y todo tipo de guisos, a los que aporta un gran aroma.

Propiedades del miso

Cada tipo de miso tiene unos nutrientes concretos, en función del cereal con el que se fermente la soja. No obstante, todos suponen un aporte de fibra, proteínas e hidratos de carbono de lenta absorción.

Entre los beneficios del miso, destaca como fuente de fibra y de vitaminas a y B6. También contiene minerales como el calcio, el magnesio, el sodio y el potasio.

El miso sin pasteurizar, como el que puedes comprar en Distribuciones Ballester, tiene importantes propiedades enzimáticas. Es decir, que favorecen la digestión y el equilibrio de la flora intestinal.

Ayuda a metabolizar las proteínas, hidratos y grasas.

Además, es un potente antioxidante, que ayuda a la regeneración celular y protege al cuerpo de los radicales libres. Esto nos protege de enfermedades como el cáncer.

Su ingesta reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Cómo incorporar el miso a tu dieta

La forma más habitual de tomar el miso en Japón es preparando la sopa a la que le da nombre. Los distintos tipos de miso darán lugar a sopas con sabores totalmente diferentes. Pruébalos todos.

Es importante saber que para que el miso conserve todas sus propiedades y sobre todo sus enzimas, nunca hay que hervirlo. Es recomendable incorporarlo a la sopa después de la ebullición.

Otras formas de incorporar el miso a tu dieta son usarlo para marinar alimentos o para condimentar guisos de carne, pescado o verduras.

Elijas la receta que elijas, comprar miso es siempre una buena idea si quieres llenar tu vida de sabores únicos, deliciosos y sorprendentes. Compra miso artesanal en Distribuciones Ballester, elaborado con soja no transgénica y con ingredientes 100% naturales: soja, koji y el cereal añadido (excepto el hatcho miso que no lleva cereales). Están elaborados artesanalmente y fermentados de forma natural, sin pasteurizar.